Allá a mediados del siglo XIX cuando mis antepasados desembarcaron en estas tierras fueron directamente a la zona rural de la provincia de Bs. As. y empezaron a forjar su propio destino y el de varias generaciones siguientes.
En mi familia la explotación agropecuaria fue el sostén y el vehículo mediante el cual nos desarrollamos y cumplimos nuestros sueños.
Mi vida en el campo siempre estuvo relacionada con los caballos, en los tempranos ´60 más por lsa grandes tropillas de pesados que se ataba a los arados de dos rejas y que continuamente se uban mudando, las enormes chatas recolectoras de bolsas y los tiros de tres de los tradicionales carros lecheros. Así que siembre había gente domando o palenqueando y a mi me fascinaba todo eso tanto como ir a trabajar con la hacienda en el campo o en los corrales. Andaba todo el día detrás de los peones y especialmente los domadores a los que daba dimensión de ídolos.
Viendo mi inclinación, mi padre me regala una tropilla de criollos gateados con una yegua madrina alazana, tenía yo 18 años, ese fue el disparador de una pasión. Me subí a ellos y no me bajé jamás.
No fue sino unos años más tarde que hice mis primeras yeguas criollas de pedigree compradas en Palermo a Don Luciano Miguens, Don Angel Bossisio Lorini y Bartolomé Ginocchio. En mis años de juventud me gustaba amansar mis propios montados y hasta me entreveré e alguna jineteada local. Ahí me fui dando cuenta de los distintos caracteres y condiciones de cada animal y como cada uno de ellos era un cúmulo de virtudes y defectos que uno podía tallar buscando en la descendencia lo mejor como montado. Ese fue desde siempre el principio que me guía.
Como tantos otros criadores sigo en la infinita búsqueda del animal que nos satisfaga en todos los sentidos aun sabiendo que la perfección no existe insistimos probando distintas sangres y lo que es imprescindible amansando y probando en el campo primero y luego en exigentes competencias nuestros montados. Solo así nos acercamos un poco, solo un poco a lo que anhelamos. Criar un animal dócil, rústico, guapo e inteligente, sútil para todo destino.
Título Título Título Título Título Título